Reseña: “Mi isla”, de Elisabet Benavent

He decidido hacer mini reseñas de los libros que voy terminando. Está claro que no soy lo suficientemente constante como para hacer publicaciones más extensas.
Este año en el reto de  Goodreads me propuse leer 50 libros y ya llevo 33. Está claro que no ha habido 33 reseñas nuevas en el blog, así que a ver si poco a poco me voy poniendo al día.

En esta ocasión traigo uno de los últimos libros que han pasado por mis manos: “Mi isla” de Elisabet Benavent, más conocida por las redes como Betacoqueta.

mi-isla-elisabet-benavent-portada.jpgReconozco un placer culpable cada vez que esta autora da a luz a una nueva obra. Soy consciente de que no es la literatura de mayor calidad que puede pasar por las manos de un lector, pero yo no puedo esperar una vez que me entero de que hay una novela nueva suya en ciernes. Elisabet ha escrito ya una cantidad interesante de libros, agrupados en sagas protagonizadas por diferentes mujeres. La saga de Valeria, con cuatro tomos, la de Silvia con dos, la de Alba con tres novelas, Martina con dos y finalmente Magdalena, con una única novela autoconclusiva. Unas las he disfrutado más que otras (por ejemplo, la historia de Alba la acabé muy trabajosamente), pero en general siempre han sido lecturas que me han entretenido mucho y me han gustado. En palabras de la propia autora, “Mi isla”, la novela protagonizada por Magdalena (Maggie), es un pequeño tesoro que tenía escondido desde hace muchos años. Por fin se sentía con fuerzas para compartir su novela más íntima y que con más cariño guardaba para sí misma, una que le había costado terminar y de las primeras que habían echado el ancla en su imaginación y poder de narrativa.

La sinopsis del libro es la que sigue:

Maggie vive en una isla y regenta una casa de huéspedes…
Maggie tiene un huerto y casi siempre va descalza…
Maggie no quiere recordar por qué está allí; duele demasiado…
Maggie ha renunciado al amor y es complicado explicar los motivos…
hasta que conoce a Alejandro…
y la calma da paso a una tormenta de sensaciones…
y a la posibilidad de que tal vez sí se puede empezar de nuevo.

  • Editorial SUMA DE LETRAS
  • Publicado el 4 de Junio de 2016
  • 536 páginas.
  • ISBN13: 9788491290148
  • La califiqué con 4 estrellas en Goodreads

Por tanto, puedo decir que Elisabet siempre consigue emocionarme. He notado de todas formas un cambio sustancial en cuanto a mis sentimientos con sus libros en los últimos tiempos. He pasado de sentirme identificada con sus protagonistas a entender mucho más a los chicos. Siento que son ellos los personajes realmente admirables de sus últimas novelas, más que ellas. En algún momento he sentido ganas de coger a Magdalena y darle un par de sopapos, la verdad. Al ser una novela autoconclusiva me ha parecido que ha tenido un final un poco precipitado y fácil “de repente”. Se complica demasiado el tema para cómo se soluciona luego. He amado profundamente a Alejandro, un tío con un par de huevos, valiente, a la altura de las circunstancias, igual demasiado perfecto, sí, pero el alma de la historia, sin duda.
Pero sí, claro que lo recomiendo, estas novelas para mí son todo un “guilty pleasure”, las disfruto muchísimo.

Citas favoritas: 

¿Habéis sentido alguna vez que todo lo que quisisteis alcanzar se os ha quedado grande? Es una sensación horrible porque uno tiende a pensar, de tanto darle vueltas, que el que ha fracasado es uno mismo. No es que la vida sea muy puta, es que tú no has sido suficiente.

 

Alejandro, mierda, no me jodas. Dime que no has venido para quedarte o para hacerme daño. Dime que no voy a volver a sentir una mierda porque soy feliz desde que sobrevivo y no vivo, y todo está como dormido. Alejandro, por favor, acabo de conocerte, no seas importante. No te conviertas en una herida de las que duele. No me veas por dentro, jamás. Ven, huye, búscate pero vete en cuanto te hayas encontrado. Ignórame. No me mires. No me mires como lo estás haciendo ahora. Déjame. Suéltame.

 

Hay pocas cosas en el mundo que me gusten más que un hombre guapo leyendo. Y que sabe gastar una broma. Y que mide metro noventa.

 

Hasta sollocé con fuerza dejando paso, poco a poco, a una sensación de quietud. Que nadie os mienta…, llorar puede salvaros la vida.

 

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s